La Flecha de Fuego. Capítulo 1

(¡Hola! Este relato que ahora empieza es una saga dividida en varios capítulos. Lo estamos escribiendo entre Champinon y Yizeh. ¡Esperamos que os guste!)

LA FLECHA DE FUEGO

Personajes

AURO: Protagonista. Joven enamorado de Esther. 25 años.

ESTHER: Novia de Auro. Hija de Paco, el tendero. 23 años.

PACO: Tendero del pueblo. Padre de Esther. 50 años.

MÓNICA: Mujer de Paco y madre de Esther. También se hace cargo de la tienda. 50 años.

SILVIO: Hermano pequeño de Esther. 17 años.

ZOA: Hermana pequeña de Auro. 18 años.

NOÉ: Primo de Auro. Ama a Esther en secreto. 26 años.

LUCIFER: El Diablo. Señor de las Tinieblas.

Argumento

Auro y Esther están enamorados. Están a punto de irse a vivir juntos, ante la negativa de los padres de Esther, Paco y Mónica. Silvio, hermano menor de Esther, se lleva fatal con Zoa, hermana menor de Auro. Noé, primo de Auro, quien está locamente enamorado de Esther, ha hecho un pacto con Lucifer para conseguir sus objetivos.

Escena 1ª

Escenario: Un bosque en llamas.

Situación: AURO está en un claro del bosque, rodeado de fuego. Tras las llamas están NOÉ y LUCIFER, que contemplan la escena con regocijo.

AURO: (tosiendo) ¿Cómo… he llegado… hasta aquí? ¿Me oye alguien? (tose más fuerte) ¡Aagh!

LUCIFER: (con maléfica sonrisa) Querido Noé, no te imaginas el placer que me da haber hecho tratos contigo. ¡Ja, ja, ja, ja! Pobre desgraciado. ¡Mira como lucha! (dirigiéndose a Auro) ¡Es inútil! ¿Me oyes? ¡No puedes salir de ahí!

AURO: ¿Quién me habla? (tose) ¡Da la cara! ¿Quién eres?

NOÉ: ¡Lucifer, silencio! Tiene que morir sin saber quién ha ordenado su fin. ¡No le respondas!

LUCIFER: (hinchándose) ¿Cómo dices, pequeño insecto? ¿Me estás dando órdenes a mí? ¿A Satanás? ¿A Lucifer?

NOÉ: (con voz temblorosa) N-no. Lo siento. Sólo necesito que Auro desaparezca, y creo que las llamas ya habrán llamado la atención de alguien del pueblo. (dirigiendo una piedra al fuego) ¡Necesito que muera ya!

LUCIFER: ¡Insensato, atrás! Soy el maestro del arte del asesinato. ¡Atrás, he dicho! ¿Osas desafiarme, Noé? Acaso no sabes el trato que has hecho conmigo? ¿Acaso no sabes que soy el futuro dueño de tu alma? ¿Quieres enfurecerme Noé? ¿Eso quieres?

AURO: ¡Aaargh! NOÉ: No… No, mi señor. Sólo estoy nervioso y ansioso… ¿No puedes acelerar un poco esto?

LUCIFER: ¿Acelerar, dices? ¡Ja, ja, ja, ja, ja! No sabes con quien juegas, Noé. ¡No tienes ni idea! (girándose hacia el fuego que rodea a AURO) ¡Auro! ¡Auro!, ¿me oyes?

NOÉ: (agarrando la muñeca de Lucifer) ¡No!

LUCIFER: ¡¡¡Atrás!!! AURO: ¡Socorro! ¡Auxilio! Os oigo. ¡Aquí! ¡Estoy aquí! (NOÉ calla, compungido)

LUCIFER: ¡Auro! Has de oírme, y has de hacerlo bien. ¿Sabes quién soy?

AURO: ¡No! ¡Por favor, sacadme de aquí!

LUCIFER: Escucha bien, Auro. Soy Satanás.

AURO: ¡Tú! ¿Me has metido tú aquí?

LUCIFER: No, Auro, ha sido tu primo Noé, movido por los celos.

AURO: ¡Sácame de aquí, Satanás, para que pueda moler a palos a mi primo!

LUCIFER: (calmado) Claro, Auro, para mí es muy fácil. Sólo te voy a pedir una cosa a cambio. Quiero tu alma. (Pausa, un silencio)

AURO: ¿Mi alma? ¡Antes muero!

LUCIFER: Sí, sí… Morir es muy fácil, ¿sabes? Pero piensa en la pobre Esther… Que quedará sola… O incluso expuesta al consuelo de Noé.

AURO: (con ira) ¿¡Qué!? ¡Jamás!

LUCIFER: Pues dame tu alma a cambio.

AURO: ¡Lo haré! Por Esther vendería mi alma y mi vida a quien fuese.

NOÉ: (con timidez) Pero Satán…

LUCIFER: (altivo) ¡Silencio! (Las llamas se apagan y se descubre a AURO, magullado y manchado, con los ojos llorosos)

AURO: ¿Qué he hecho? ¡Aaah!

NOÉ: ¡Satán!… Señor… Creo que has incumplido mi contrato. ¡Mis términos estaban claros!

LUCIFER: Es cierto. He incumplido un trato. Por primera vez en más de tres mil años. Y siempre es divertido. ¡Ja, ja, ja, ja!

AURO: (con odio) ¡Ser despreciable! ¿Por qué ríes, si has perdido un alma?

LUCIFER: Es más, no he ganado ninguna.

AURO: (incrédulo) ¿Cómo?

LUCIFER: El Diablo no puede salvar una vida, ¿no lo sabías? En estos casos, los tratos sufren cambios sutiles… E inesperados.

NOÉ: ¿A qué te refieres?

LUCIFER: No puedo llevarme ninguna de las dos almas. Pero por ley divina he de llevarme la de uno de los dos. He decidido hacer un juego. Un juego al que estáis obligados a jugar…

AURO: ¡Maldito tramposo!

LUCIFER: Sí. ¡Ja, ja, ja! Lo soy… Y puesto que vosotros me ofrecisteis vuestras almas a costa del mismo precio, el amor de Esther, jugaremos a lo siguiente: ambos debéis luchar por su amor, mas, el que lo logre, ¡que sepa que perderá su alma de inmediato!

AURO: (lanzándose hacia él) ¡Maldito!

LUCIFER: (levantando un dedo) ¡Alto! Ahora mismo vuestras almas no son ni vuestras ni mías. Tenéis una oportunidad de recuperarlas… O luchar por aquello por lo que las disteis. La lucha ahora es sólo vuestra.

(Y, con un destello de luz, LUCIFER desaparece, dejando solos a los dos primos)

Yizeh. 30 de Julio de 2008

Yizeh Castejón

Escritor, físico, profesor, capoeirista, innovador. Nacido en Madrid en 1986. Creador de Sopa de Relatos, la web de escritura libre. Editor y autor del libro de cuentos "Sopa de Relatos" y de futuros proyectos. Alumno de h2i Institute.

Latest posts by Yizeh Castejón (see all)

6 Comentarios

  1. por Pequadt publicado el 30/07/2008  18:20 Responder

    Sublime. Si necesitais ayuda con este teatro creo que pouedo daros buenas ideas, siempre frescas y sabrosas.

  2. por Lascivo publicado el 30/07/2008  21:32 Responder

    De momento estamos bien, Pequadt. Pero me gustaría que hiciéramos conjunta una saga tú y yo, qué te parece?

  3. por Pequadt publicado el 30/07/2008  22:55 Responder

    Por mi encantado :)

    Se me están ocurriendo varias ideas: poesía, cuentos o minirelatos (los cuentos y los minirelatos con una temática en común).

  4. por champinon publicado el 01/08/2008  19:12 Responder

    JEJEJ... la k se avercina... puede ser muy interesante, xD

  5. por Ana publicado el 21/08/2008  01:27 Responder

    Me encanta, me encanta, ME ENCANTAAAAA!!

  6. por Pablex publicado el 04/09/2008  06:20 Responder

    Ta wena...muy interesante...bien ahi.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada