¿Consuelo?

La noche está fría,

No brilla la luna, no;

Sólo alumbra mi esperanza

La tenue luz de un farol.

 

Tus manos entre las mías,

Yo cierro los ojos por fin…

La calma voz de un leve suspiro

Me obliga a sentirte junto a mí.

 

Apaga tu llanto

Y cierra la puerta

A esa tristeza

Que te embarga.

 

Extingue tu pena,

¡que arda en el eterno

Fuego del averno!

Pero tú, debes vivir.

 

Olvida el dolor,

Entiérralo en lo más profundo

De tu ancho corazón,

Y vuelve a sonreír…

 

Si supieras cuánto daría

Por ver tus ojos rebosantes de luz…

Ahora son tan oscuros

Y los bañan lágrimas de desesperación.

 

Oye mis súplicas,

Atiende a mis lamentos,

¿no escuchas mi quebrada voz?

 

Yo sé que soy tu único consuelo,

Ahora, hazlo por mí.

 

Sólo te pido como último deseo

Que te enfrentes al mayor enemigo del hombre;

Sí, a ése que dicen, no se puede vencer.

 

                      * * *

 

También mis ojos lloran;

En la calle, la luz de la farola,

Se debilita hasta desaparecer…

Entre la niebla, tu único quejido,

Y yo soy último testigo….

 

¿Por qué, Muerte, por qué?

 

Jacinta, enero de 2009.

Latest posts by jacintagal (see all)

3 Comentarios

  1. por lezalel publicado el 23/01/2009  01:27 Responder

    Me ha gustado mucho, frases cortas pero directas...mola.

  2. por Zilniya publicado el 24/01/2009  15:26 Responder

    Es tristemente bella tu poesía, pero te pongo un "pero". Empiezas con muy buena rima, que ayuda a marcar el ritmo, pero luego no hay más, le hubiera quedado muy bien que rimaran algunos versos más.

  3. por enclavenublada publicado el 28/01/2009  00:15 Responder

    "Entre la niebla, tu único quejido,

    Y yo soy último testigo…."

    Me ha llegado...

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada