destino de sangre:4-la orden

4: la orden

La mirada de ambos se encontraron el secreto del otro se revelaría lentamente, Aarón observaba los restos de hielo que quedaba en el salón, Isaac dejo el arma en la mesa mientras trata de relajarse después de lo que paso.

 

-¿Qué hace un humano con un arma así?-le dijo Morten a Aarón-parece que no eres el único con secretos no es así Aarón.

 

-Cállate que quiero preguntarle algo-Aarón miraba seriamente a Isaac.

 

-Parece que al espíritu o lo que sea solo puedes escucharlo tú y no fue una posesión lo que paso hace unos momentos pudiste controlarte y estabas consiente no he visto algo así jamás-Isaac lo miraba curiosamente.

-tu primero dime que es esa arma como podías verlo y atacarlo también por la expresión en tu rostro sabias que quería decir en ese idioma tan raro.

 

Ambos dejaron que el silencio del momento actuara nadie decía nada.

 

-Aarón como puedes comunicarte con ese espíritu tienes algo dentro de ti y tengo que liberarte de eso-cuando Isaac coloco su mano en su pecho vio que Isaac tenía un brazalete plateado con figuras raras, en un movimiento rápido Aarón quito la mano de Isaac de su pecho.

 

-No aras nada hasta que me digas que fue todo eso.

 

-carajo sí que eres insistente, te lo contare todo y con la verdad-ambos se sentaron en las sillas- el arma que tengo es lo que usan los elfos una de las rasas de la orden yo soy un miembro de la orden por eso llevo esta arma los miembros de la orden, el brazalete que tengo- le decía enseñándole el brazalete- es una prueba que soy miembro de la orden.

 

-pregunta:¿Qué es la orden?-dijo tratando de analizar todo lo que Isaac le dijo.

 

Él le empezó a contar una historia de un grupo casa demonios que los apóstoles fundaron en secreto por las excesivas posesiones diabólicas, la orden se fundó en Egipto fue el ultimo apóstol que vio a Jesús vivo.

 

-¿Pedro?-pregunto.

 

-Si el viajo a Egipto un tiempo y después de la resurrección el ángel caído perdió esa batalla envió  a demonios para asesinar a los que tuvieron contacto con él para que no haiga testigos de su existencia, ese grupo de demonios se llamaba la  horda empezaron a matarlos nadie podía detenerlo pero dios mando a su ángel para darnos fuerza para detenerlos.

-les dio las armas.

 

-no solo eso una piedra celestial.

 

-¿piedra celestial?-dijo Aarón confundido.

 

-la piedra que tiene una parte del poder de Dios y una parte que dios le quito al ángel caído Lucifer, el al enterarse de eso quiso tener la piedra celestial con la piedra el podría convertirse en Dios, no, ser más poderoso que Dios, los miembros de la orden los guardianes: los guerreros fuertes con sus armas espadas y escudos especializados en batalla cuerpo a cuerpo, los magitec los magos del grupo se especializan en magia y hechizos y los elfos lo que soy yo ataques lejanos y buena precisión hubo una guerra por la piedra y por obtenerla toda una civilización fue destruida en una noche nosotros ganamos pero la piedra fue destruida y sobrevivió un fragmento con ese fragmento se puede volver a crear la piedra celestial.

 

-si me cuentas todo eso no es solo porque me quieres quitar lo que tengo dentro ¿no?

 

-tienes razón no te quitare eso que tienes puede ser una ayuda para nosotros quieres unirte a la orden

 

-wao eso fue directo- la mirada de Aarón era seria pero él podía creerlo por lo que paso hace unos momentos.

 

-antes que respondas ahora dime tu qué es lo que tienes dentro que es lo que eres o que es lo que es eso que llevas dentro.

 

-soy un humano y no tengo  la menor idea que es lo único que estoy seguro que es parecido a lo que me ataco hace unos momentos no se como me puedo comunicar, empecé a verlo en sueños ahora lo escucho y lo vi anteriormente después puedo hablar con él y por último el….

 

-te dio algo de su aura.

 

-¿aura?

 

-me saltee esa parte el aura es el poder de cada persona pocos podemos activarlo es nuestra alma o poder o como quieras verlo, el te dio un poco de su aura para poder defenderte ósea que se vio amenazado cuando te quiso hacer año el demonio.

 

-exactamente.

 

-entonces… que dices le entras o no- se miraron unos segundos ambos sabían que no era ninguna mentira por lo vivido antes.

 

-si le entro.

 

-bien entonces el sábado vienes a mi casa para ver que serás.

 

-¿ser qué?

 

-elfo, guardián, magitec.

 

-está bien nos vemos- ambos salieron del salón la vida del muchacho que empeso como un sueño y que conoció a la persona más importante de su vida se volvió algo peligrosa en ese momento la mente de Aarón no dejaba de pensar en Yanira las cosas estaban por cambiar y los misterios que aun falta pronto se revelaran.

Últimas publicaciones de Alucard Demian (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada