Existe

Existe

 

Existe un chico. Un efebo, un mancebo, un joven con alma de niño, un niño con mente de joven. Un tipo que al mirarse frente al espejo, no soporta tanta repugnancia y golpea los cristales sin miedo a lastimarse. Un pecador, un hereje, un agnóstico, un egoísta que ha perdido la fe en los sí mismo y en los demás. Un  perezoso dormilón, que se acuesta temprano y se despierta tarde, que espera los últimos cinco minutos en la cama, que da vueltas entre sábanas ocultándose de la jornada, que aletarga su rutina diaria, que llega tarde y se va temprano. Un soñador, un iluso, un juglar perdido en el tiempo, un ingenuo, un blandengue de corazón, que ofrece la otra mejilla, que ayuda incluso cuando le han dado la espalda. Un erudito, un estudioso, un nerd, un ratón de biblioteca, que devora cuanto libro encuentra, que escapa a su mundo de fantasía, que escribe y escribe, que juega a ser dios y moldea el mundo a su imagen y semejanza, que crea y destruye, que da vida y que la quita.

 

Existe una chica. Una doncella, una princesa, tan hermosa como Dulcinea, tan refinada como María Antonieta, tan deseada como Andrómeda, tan humana como Diana de Gales. Una joven inocente, carente de muchos males, dotada de tantos bienes, tan sublime como noble, tan pura como única. Una musa, una ninfa, una diosa, la inspiración de tantos versos, la culpable de tantos desvelos, la causante de tantas risas y de tantas lágrimas. Una  niña juguetona, traviesa, divertida, que busca cariño, que quiere aliviar su soledad y llenarla con calidez. Una mujer, tan responsable como inteligente, tan comprometida como visionara, tan precavida como talentosa, que se preocupa por los demás antes que por sí misma, que pide y otorga respeto, que conoce la crueldad del mundo y la enfrenta sin temor alguno.

 

Existe un sentimiento. Una sensación, una explosión incontrolable, un desenfreno pasional proporcional a la edad, un vínculo, un nexo, un acercamiento, una conexión. Una excusa, una coincidencia, una búsqueda épica de encuentros, un sinfín de memorias, un álbum de recuerdos. Una puerta cerrada, una puerta abierta, una cofre, una llave, un tesoro guardado celosamente, un corazón. Una pluma, un papel, un intento de escritor, escribiendo los versos más dulces de su noche, un loco apasionado, un loco obsesionado, un loco enamorado.

 

Existe una ilusión. Una esperanza utópica, una idea sin fundamentos, un sueño carente de esfuerzos, un pensamiento fútil, un profundo y brillante deseo. Una mirada furtiva, un cercanía tan lejana, un emisor desesperado, un receptor distraído, un mensaje esperando ser atendido, un canal distorsionado. Un “te veo todos los días”, un “te hablo cada noche”, una almohada confidente, una silueta ausente. Un hola con sabor a adiós, un hasta luego con anhelo de un mañana. Un viernes eterno, un lunes radiante, una emoción presente a cada momento, una presencia alentadora, una distancia abrumadora.

 

Existe un momento. Un instante, un santiamén, una ocasión, oportuna e inoportuna. Nace la esperanza, aflora el miedo. Estalla la incertidumbre, la doble alternativa, carcome el temor, se libera el coraje, explota el valor. Una frase, una pregunta, el silencio, un incómodo silencio, una duda, el arrepentimiento, la vergüenza, una respiración entrecortada, unas gotas de sudor, un rechinar de dientes, un suspiro, una respuesta, el rechazo, la decepción, la tristeza, un apretón de manos, un beso, unos labios, una mejilla, una fría espalda, un viaje sin retorno, un amigo, un corazón latiendo, un corazón quebrantado…

Latest posts by RubCP (see all)

1 Comentario

  1. por Ladydaiquiriblues publicado el 22/11/2011  00:21 Responder

    Me parece muy original cómo está escrito. La sucesión de imágenes da sensación de urgencia. Me gusta ^^.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada