Sólo sé contar con los dedos

Sólo sé contar con los dedos.

Y sólo tengo tres.

Una bomba que estaba oculta,

escondida en la oscuridad, me robó

los otros siete.

Todavía, cuando miro el mar,

me acuerdo de ti, bomba bendita,

y te idealizo, te humanizo,

te doy vida, simulo que existes.

Como un ser humano

que abrió mi alma y se llevó un buen trozo,

huyendo como un amante despechado.

Tanto idealicé, bomba maldita,

tanto humanicé,

que te di forma:

frondoso pelo, labios húmedos,

ojos cansados por el tiempo de espera,

impaciente por explotar,

rasgar el aire y llevarte

mis dedos de viaje.

Ahora hasta tres cuento.

No me queda más, bomba amante.

Lo que resta te lo llevaste.

Afal Seguy. Octubre de 2012

Fuente de la imagen

Afal Seguy

Poeta, principalmente. A veces escribo relatos. Nacido en Burdeos hace muchos o pocos años. Vivo en Madrid. Escribo para vivir.

Últimas publicaciones de Afal Seguy (ver todo)

6 Comentarios

  1. por Galle publicado el 25/10/2012  21:05 Responder

    Es curioso con que furor podemos amar a alguien que nos hace daño, y por lo contrario, con que frecuencia no conseguimos amar plenamente a aquellos que estan a pie de cañon.

  2. por Yizeh publicado el 25/10/2012  21:19 Responder

    Y tú que lo digas. Es más, constantemente nos tropezamos con esta piedra. No aprendemos.

  3. por Ladydaiquiriblues publicado el 25/10/2012  22:15 Responder

    Para eso esta la vida, para ponerte la piedra delante una y otra vez... Hasta que aprendes (o no).

  4. por Galle publicado el 26/10/2012  14:18 Responder

    Lo que pasa que nos gusta ser mártires, y a veces tropezamos con un querer inconsciente en la misma piedra.

  5. por Yizeh publicado el 26/10/2012  17:58 Responder

    Otras veces sabemos donde está la piedra, pero es un precio que vale la pena pagar (tropezarse).

  6. por khajine publicado el 07/11/2012  23:53 Responder

    Yo me lo he tomado literalmente. Me ha gustado mucho (aunque me suene muy increíble que una persona atrapada por la explosión de una mina le regale versos)... A no ser que la mina sea argentina y tenga ojos rasgados...
    Que me ha gustado, en serio.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada