Canción de un sofá viejo

El sofá era viejo.

El sofá era viejo y estaba gastado.

El sofá era viejo, estaba gastado y rechinaba.

Tu boca era dulce.

Tu boca era dulce y risueña.

Tu boca era dulce, risueña y cantaba.

Tu canto era sexo.

Tu canto era sexo y gemías.

Tu canto era sexo, gemías y estaba prohibido.

Jugaban tus manos.

Jugaban tus manos con mi lujuria.

Jugaban tus manos y mi lujuria se desataba.

Se desataba mi lujuria

y te abrazaba.

Y en esencia,

en esencia nosotros.

De nosotros no quedaba nada.

 

El sofá era viejo.

El sofá era viejo y tu boca dulce.

Tu boca era dulce y tu canto era sexo.

Y estaba prohibido,

como mi lujuria,

desatada,

de la que no debiera quedar nada.

 Afal Seguy. Febrero de 2013

Fuente de la imagen

Afal Seguy

Poeta, principalmente. A veces escribo relatos. Nacido en Burdeos hace muchos o pocos años. Vivo en Madrid. Escribo para vivir.

Últimas publicaciones de Afal Seguy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada