Micro Relato

Te quiero, le dije. Yo a ti no, me respondió con la misma dureza y la frialdad de un iceberg. Pues échame trigo y llámame gorrión, argumenté. Y así quedo la cosa.

Últimas publicaciones de Álvaro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada