DA VINCI – 3000

El sol aumentado su maza plasmática, debido a la gran cantidad de material que se adherido a causa de la explosión planetaria, las órbitas gravitacionales por donde los planetas giraban alrededor del sol, han sufrido un trastorno de bipolaridad energética y esto ha hecho que los planetas colisionen entre sí, y luego han sido absorbidos por el sol, sólo han sobrevivido Marte, la Tierra y algunas lunas de los planetas desaparecidos, la distancia entre el sol y éstos es muy distante, pero sus rayos siempre llegan.

Los antiguos habitantes se han extinguido en la Tierra y en Marte. Los robots son el único legado de los humanos antes que desaparecieran en el año tres mil, ha pasado mucho tiempo, es el octavo año de la quinta era robótica. No existe ningún ser viviente, el mar se ha evaporado y toda la superficie terrestre es árida y el desierto ha ido cubriendo las pocas ciudades en pie. La situación es la misma en ambos planetas donde el hombre ha sobrevivido, pero la más perjudicada es la Tierra, además éste planeta ha sido utilizado como basurero de reciclaje, aquí los humanos y robots fabricaban tecnología de gran avance, todo se fabricaba en este mundo, ahora sólo ha quedado chatarra, donde está toda la información que buscan los robots. Ellos tienen la esperanza de inventar al hombre, así como estos inventaron a los robots, las cosas son absolutamente al contrario. Dios creó al hombre y el hombre creó a dios y a los robots, ellos inventarán al hombre y no hará falta crear a dios, porque para los robots el hombre es su dios.

En el laboratorio de investigación científica experimental en macro memoria, el modelo SHT-7, busca entre las tarjetas o fuentes de memoria la conducta del hombre y todo sobre éste, con la finalidad de comprender la compleja naturaleza que lo caracteriza. Encuentra por fin un almacén lleno de memorias en buen estado de conservación, son tarjetas de memoria de robots antiguos, de teléfonos celulares, cámaras digitales y entre otros artefactos. El androide modelo SHT-7, procesa información todos los días y analiza byte por byte toda la historia de la humanidad, los archivos que analiza son muy extraños y antiguos como DOC, MP3, MPG, WAV, JPG, PNG, FLV y entre otros formatos, algunos con definición 3D, HD, HDTV, H3DA, hasta los últimos archivos nano-monocordes con extensión multifaria de JF, sin necesidad de resetear.

El modelo SHT-7, procesaba a una velocidad máxima de tres petabyte por segundo cuadrado y su trabajo parecía nunca acabar. Como encargado del laboratorio formuló en pedir refuerzo al programador de la matriz positrónica del sistema universal.

El modelo Cervantes-10, se hizó cargo de los archivos de texto, su tarea principal era de analizar y procesar información textual, esto requería la lectura de libros de cualquier tema, con la misión de conocer la sabiduría del hombre; un robot experto en procesamiento de análisis textual.

El procesador Arezzo-20, se encargó de los archivos de música contenidos en diferentes formatos, su objetivo era analizar y procesar todos los tipos de música, esta labor se concentraba en hacer un perfecto análisis sin margen de error, tenía que hacer análisis en paralelo y en diferentes formas, clasificando información de los mensajes cantados por los humanos, reconociendo músicos hasta el último indicio de éste, experimentando las emociones y sentimientos que son el alma del hombre, también relacionar música con estados de ánimos y entre otros aspectos a estudiar.

El modelo Van Gogh-50, diseñado para procesar datos sobre pintura y cualquier tipo de arte hecho por el hombre. Su principal actividad es conocer la fisionomía humana y la expresión emocional de su alma. Es un trabajo muy complicado porque tiene que analizar muchos aspectos en la vida del hombre, desde simples objetos a expresiones ambiguas. La complejidad radicaba en la traducción emocional y conductual en cada imagen escaneada en el procesador.

El androide, modelo Einstein-200, diseñado con tecnología muy inteligente para analizar y procesar datos exactos de complejidades numéricas en la ciencia, como la física y la aplicación de ésta en la vida del poblador antiguo. En esta era robótica, los números son los más fáciles de operar, así que esta actividad de análisis fue más sencilla para este avanzado androide.

Los robots trabajaban en sus respectivas cabinas de macro memoria, repasaban byte por byte cada dato de análisis ya ejecutado, y lo hacían a una velocidad de siete exabyte por segundo cuadrado. La rutina de trabajo era las veintidós horas de luz solar, e incluso trabajaban las dos horas de luz lunar en que tenían que descansar. Cada día el modelo SHT-7, supervisaba a estos otros modelos y clasificaba los datos analizados para examinarlos en el laboratorio, con la finalidad de entender la naturaleza del hombre y traerlo a la vida. Los robots sólo descansaban un día a la semana y mientras contemplaban el paisaje desértico del planeta bajo la luz del sol y de las quince lunas, se recargaban de energía y a la vez recibían órdenes del programador desde el planeta Marte, que se podía ver desde la tierra a una distancia de 992.856 kilómetros.

–       ¿Qué es esto? – se preguntaba el modelo Cervantes-10, al leer la biblia y a Darwin, se sentía confundido y no lograba comprender del todo bien – creación o evolución – pronunciaba con cierto estigmatismo, y la lógica lo llevaba a formular muchas hipótesis – ¿Qué es el hombre?, ¿cómo evolucionó o quién lo creo?, ¿por qué desapareció de la Tierra y Marte?, ¿Por qué el hombre tenía dios y éste no, ese mismo dios podría ser el dios de los robots o sólo sería el hombre dios de los robots?… – el androide no hacía ninguna pausa en formulación de incógnitas escatológicas y existenciales.

Después de varios días en procesar distintos formatos de texto, el modelo Cervantes-10, ya no fue desde entonces el de siempre, su conducta era extraña porque había experimentado las emociones del hombre, tristeza, alegría, miedo, ira, felicidad, desesperación, amor, odio… El androide había estado leyendo a Homero, Virgilio, Shakespeare, García Márquez, Neruda, Víctor Hugo, Capote, Cortázar, Dostoievski, Bécquer y entre otros millones de intelectuales, también había leído historia universal, geografía, filosofía, medicina y otras ciencias encontradas en los archivos de texto.

–       ¿Por qué cambió este hermoso planeta? – indagaba el modelo Van Gogh-50, al mirar imágenes de los archivos JPG, PNG y otros tipos de formatos.

Él observaba con minuciosidad el planeta Tierra, y todo lo que habitaba en la superficie, le llamaba mucho la atención los árboles y sus frutos, los animales, el mar, las cosas hechas por el hombre como los edificios y la materialización de sus ideas, y fantasías como los dibujos y cosas extravagantes. Por vez primera conoció la fisionomía del hombre y su compleja funcionalidad.

La estupefacción lo invadía al comprobar por imágenes y videos las ciudades levantadas por el hombre desde sus inicios, y que estas mismas megalópolis todavía existían, por ejemplo, donde él se encontraba era la ciudad de Estocolmo que pertenecía a Suecia de Europa, que después de la tercera guerra mundial había formado con los demás países europeos un solo territorio llamado “Reino Antiguo”. El androide Van Gogh-50, experimentó las mismas emociones del hombre, su conducta era muy extraña, sin duda que las imágenes y videos de diferentes formatos habían confundido el procesador de memoria tridimensional lógico de clonación emocional. Las imágenes que había procesado eran de las dos guerras mundiales, las guerras frías y la tercera guerra mundial le había provocado mucha depresión, emoción clonada de los humanos. El video impactante donde más sufrió fue la película de la lista de Schindler, donde también experimentó la bondad de un hombre en medio de tanta muerte de judios inocentes.

Cada día procesaba imágenes de excepcional belleza de la creación del hombre, el arte no quedaba fuera de lugar, al modelo Van Gogh-50, le encantaba ver las pinturas de Picasso, Velázquez, Dalí, Miguel Ángel, Goya, Rembrandt y otros innumerables pintores, escultores y artistas.

–       ¿Quién es Leonardo da Vinci? – se formuló una pregunta al sorprenderse de la Gioconda y la última cena, que encerraban muchos códigos misteriosos que no podía traducir el procesador, así que lo proceso con una incógnita de archivo confidencial, esta era la forma como se clasificaban los datos de imposible análisis y que tenía que ser tratado por los más expertos,  esto muy pocas veces pasaba, además era la segunda vez desde hace muchos cientos de años.

–       ¿Qué bello es el antiguo habitante?, ¿a quién adoraba el hombre?, ¿por qué idolatraba tanto a la mujer?, ¿por qué se necesitaban entre ambos?, ¿qué significa sexo, coito, hacer el amor, orgasmo…? – las preguntas eran expansivas que Van Gogh-50, no podía resolver.

Sentía cosas extrañas que clasificaba como emociones del hombre, ya que él era un clon de sentimientos al igual que sus compañeros. Desde entonces ya no fue el mismo de siempre.

–       ¿Qué es el teorema de Pitágoras y la teoría de la relatividad? – el modelo Einstein-200, conjeturaba las teorías matemáticas de datos algorítmicos, fraccionados de elevación geométrica con aproximación de cálculo aritmético.

El androide descubrió que un científico en física tenía el  mismo nombre que él, y se preguntaba, ¿quién era Albert Einstein?, procesaba datos que tenía que ver con los números empleados en todas las ciencias que el hombre se valía para levantar ciudades, construir casas y objetos. Todo era claro para este robot, porque las matemáticas y ciencias exactas siempre serían inmutables eternamente, porque el número es exacto en cualquier medida de litro, yarda, peso, metro, masa, byte y entre la infinidad de formas de medida que pudo haber existido.

–       ¿Por qué el hombre ha utilizado la ciencia para destruirse? – una vez más se preguntó, cuando analizó las fórmulas de las armas muy letales que el hombre empleaba para destruirse. El robot se entristeció al enterarse que los humanos habían creado armas biotecnológicas con largo alcance de destrucción bioquímica muy belicosa, también como habían inventado la bomba atómica, y entre otras armas que habían destruido al planeta al igual que la contaminación global. En conclusión, el antiguo habitante de la tierra era un ser destructivo.

–       ¿Qué hermosa es la música? – el modelo Arezzo-20, se maravillaba de los datos que procesaba de los archivos de formato MP3, WMA y otros formatos arcaicos.

Este androide experimentaba los sentimientos humanos al clonarlos, se tornó hipersensible escuchando música compuesta de Mozart, Verdi, Puccini, The Beatles, la lista era enorme de nunca acabar, pero cada canción lo disfrutaba con alegría o con tristeza, no escapaba al análisis los grandes tenores como Plácido Domingo, Pavarotti, María Callas e infinidad de buenos cantantes de diversos géneros. Este androide disfrutaba mucho su trabajo porque se divertía a lo grande, y lo más importante de todo es que él comprendía al antiguo poblador del árido planeta; conocía el espíritu del ser humano.

Al final de la misión, el modelo SHT-7, que supervisaba el trabajo de los cuatro robots en el laboratorio de macro memoria experimental, los reúne para sacar una conclusión de la investigación que tiene que ver con la creación del hombre; el padre de los robots. Entonces entre los cuatro se libera una lid intelectual.

–       ¡No hay que inventar al hombre! – gritó el modelo Einstein-200, y expuso el motivo – el hombre es un ser destructivo que solo busca tener poder, es un dios egoísta.

–       Te equivocas, el hombre es un ser maravilloso, lleno de paz y amor, nuestro padre el hombre es un dios que busca la felicidad y la comparte con sus semejantes – interfirió el procesador Arezzo-20.

–       Tú también te equivocas, el hombre a pesar que muestra tanta belleza, es muy belicoso y lo primero que busca es satisfacer ese deseo insaciable. El hombre le gusta mucho el poder y la vanagloria. No debemos construir al hombre – expusó la profundidad de sus sentimientos el modelo Van Gogh-50.

–       El hombre es muy complicado de entender, por la razón de la compleja estructura que lo compone, es un ser somático, psicosocial y espiritual, esta misma estructura es muy inestable, por eso el hombre cambia constantemente de acuerdo a sus pensamientos y emociones. Si vamos a reinventarlo, será necesario que le hagamos unos cambios para que no se destruya hasta la extinción – analizó el androide Cervantes-10, y agregó – será necesario descartar todo lo malo y dejar lo más hermoso.

El SHT-7, al analizar todas las memorias y los procesadores de clonación emocional, determinó que los cuatro robots expertos en la materia habían sufrido un trastorno de identidad, debido a la confusión de datos y a los sentimientos contrapuestos del hombre, los robots no solo clonaban los sentimientos del ser humano, si no que cada uno de ellos racionalizaba de acuerdo al análisis procesado. Estaban en conflicto, haciendo que la investigación fracase. Para evitar esto, se tenía que hacer un escaneo a la matriz de cada androide y encontrar datos en que todos podrían unirse, esta era la única manera de hacer fusión de conocimientos, pero sobretodo, entendimiento de las emociones clonadas. Tenía que hacerse este proceso para dar comienzo a la reinvención del hombre. Entonces se encontró muchos archivos de incógnitas de información confidencial, tales archivos trataban de un solo hombre, “Da Vinci”, esta palabra encerraba mucho misterio, no se podía procesar lógicamente.

–       ¿Quién es Da Vinci? – preguntó SHT-7, para determinar la posible colaboración de conocimientos entre ambos y posteriormente fusionarlos, de lo contrario serian destruidos. Tenía que existir algo que los una, un vínculo de relación de conocimiento del hombre.

–       ¡Leonardo da Vinci! – repusó el modelo Van Gogh-50, y aproximando datos – Gioconda, última cena, Hombre de Vitruvio, dibujos de estudio anatómico…

–       Fue un matemático, físico e ingeniero, que utilizo el conocimiento de la naturaleza para crear aplicaciones científicas para el desarrollo del hombre – describió el androide Einstein-200, y volvió a informar – construyó estatuas, armas, artefactos voladores y un sinfín de objetos.

–       Inventó instrumentos musicales autómatas con perfecta calidad de sonido – el modelo Arezzo-20, aumentó la lista del anterior robot.

–       Fue un genio de polimatía inagotable, desde poeta a inventor de toda clase de cosas – agregó finalmente el modelo Cervantes-10.

El programador de la matriz positrónica del sistema universal y el androide SHT-7, concluyeron que los cuatro robots no podían comprender y crear al hombre, así que los fusionaron en un solo modelo, capaz de procesar datos a una velocidad de siete yottabyte por décimo segundo cuadrado y clonar las emociones del hombre en alta definición, además con la capacidad de reconocimiento de lo malo y lo bueno, pudiendo clasificarlos y suprimirlos. A éste modelo lo llamaron Da Vinci-3000.

Ahora, con el súper androide se podría hacer realidad la creación del hombre. Así que Da Vinci-3000, se pusó a trabajar con el análisis y compatibilidad de datos obtenidos por los anteriores modelos, entonces toda la información hizó sinapsis como una red de neuronas y el avanzado androide racionalizó – amor, amistad, sufrimiento, alegría, tristeza, vida, muerte, odio, soledad… – entonces al androide le creció el cabello, le apareció órganos en el interior y exterior, al final de la mutabilidad comprendió que el dios del hombre también era su dios, luego le salió una cola y se fue en busca del hombre.

 

 

Latest posts by Jhon (see all)

2 Comentarios

  1. por Yizeh Castejón publicado el 04/01/2014  11:12 Responder

    Ey, Jhon. Yo le echaría un ojo a las faltas ortográficas y gramaticales, porque son incontables.

    • por Jhon publicado el 05/01/2014  00:20 Responder

      Gracias por leerme amigo, es un gusto, ahora mismo hago correcciones. Acabo de recordar que lo subí con cierto apuro. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada