Casi poema.

Eran una sola. Y no había mundo partido en dos, no había futuro faltando una mitad.

Pero ese miedo a perder la mitad, creció y creció. Y un día, fueron dos. Y el viento alejó lo que un día fue uno, partiéndolo en dos.

Fueron esa magia adolescente, esa infancia eterna, la verdad que siempre duele y la risa que nunca apena. Fueron calambres y emociones repletos de chispas de colores.

Fuegos que ardían en invierno, paseos y voces de canciones. Fueron un casi poema, porque nunca llegaron a serlo.

Elia

Vivo en un mundo de dragones buenos.

Latest posts by Elia (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada