El otro lado.

Introduje las llaves cuidadosamente en la cerradura. Sabía lo que me esperaba al otro lado de esa puerta, o mejor dicho, quién me esperaba. Sabía lo que ocurriría una vez mis pies pisaran aquel terreno. Y sabía que, una vez dentro, ya no tendría escapatoria.

Pero, sobre todo, sabía que quería hacerlo.

Y allí estaba, tumbado, con su hermosa piel tatuada y su lacio pelo rojo cano. Se encontraba de espaldas, fumando un cigarro.

Al advertir mi presencia, se giró. Sonrió.

Entonces caí, irremediablemente, hipnotizada ante sus encantos. Hacia un mundo desconocido, lleno de color, placer y sabores estrafalarios…

Clara Carrasco

Escritora por puro placer. A medida que crezco, maduran mis palabras y mi estilo. Residente en la bella ciudad de Salamanca, con vista de contemplar y explorar otras ciudades y culturas. Y de dejar huella de todo lo que ante mis ojos se revela.

Latest posts by Clara Carrasco (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada