El beso de Pachamama

Los primeros rayos del sol tocan a la puerta de la pequeña casa sobre la colina del valle. Ahí, esta mañana cuatro hermanos despiertan.

Presurosos alistan una canasta de panecillos, pues en la aldea ya los esperan para comenzar la fiesta de Pachamama (gran señora del conocimiento y la naturaleza).

Los colores del paisaje en su máximo esplendor, son los primeros en recibirlos. Y a lo lejos la música del viento y los elfos -invitándolos a mover el cuerpo- les recuerda la magia del encuentro. Hoy, tendrán un motivo más para vivir contentos: Pachamama trae esperanza y también un beso.

Edgar Eglon

Así, con unas ganas de escribir es que me encuentro la mayor parte del tiempo. Pero la duda a veces es -¿cómo generar un espacio en el cual hacerlo? Bueno, mientras lo termino de cachar, continuo dejando palabras dispersas, otras -más o menos- acomodadas, y sin principio ni fin.

Me aventuro a compartir el gusto con otros pares. Ansiosos, contradictorios, exploradores. De aquellos que nos subimos a la duela a vivir un poco de ficción y nos enamoramos del vértigo, la palabra dicha, el pensamiento compartido y la convención escénica.

De esos que a veces nos vamos a confundir algún lugar recóndito.

- ¡Que sean muchos y suficientes! ¡Que los malos se vayan pronto de mi Tierra! - son cosas en las que pienso continuamente.

e. E.

Latest posts by Edgar Eglon (see all)

2 Comentarios

  1. por newowen publicado el 08/01/2014  02:39 Responder

    Hola, Edgar. Gracias por participar. ¡Que tengas suerte! En estos días veré qué más has escrito en sopa. Un saludo :)

    • por Edgar Eglon publicado el 08/01/2014  06:34 Responder

      Hola: Gracias por el comentario. Apenas estoy compartiendo algunos textos que voy escribiendo, espero poder compartir opiniones y experiencias. Un saludo de vuelta. :D

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada