¿Y qué si es demasiado pronto?

¿Y qué sí es demasiado pronto?

¿Hay acaso parámetros que cumplir?

No acepto estar al margen, no acepto un límite

impuesto a nuestras bocas, que son sabias

y están ansiosas de abrir paso a las palabras.

¡Ansiosas por confesar, decir, declarar!

No reconozco a esos que saben

cuando sí o cuando tal vez.

Esos, los que instauraron la condena

de esperar prudente, paciente y estúpidamente.

¿Esperar para qué?

¿Esperar a morir, a dejar de existir en tus ojos?

No me arriesgaré a que tus chulos ojos no brillen,

una vez que tus orejas frías lo escuchen.

No quiero perder la oportunidad de vivir, allá arriba

en el instante inmediato que me lo digas,

entre lo que quieras, como quieras y cuándo lo sientas.

Ahora lo sabes,

no voy a detenerte,

a callarte o a censurarte.

Ya de mi sistema se fueron las dudas viejas,

ya sólo nos quedan los días,

diciembre, y las noches para calentarnos.

¿Y qué sí alguno de los dos pensará,

pensó o piensa que sí es muy temprano?

Propongo que poco interese la indecisión,

la pausa en el otro.

Soy responsable en éste momento,

mientras lo escribo,

de hacer de tu conocimiento

que si digo que te amo mi amor,

no es cosa retórica vacía.

Amo desear tocarte hasta que explotes,

mordiendo mis hombros

o haciendo de mi cuerpo una contorsión,

posible nomas en nuestra cama.

De amor tengo mi boca llena,

labios vivos que de ti se mojan.

 

Afectivo, efectivo, sustancial.

Así es él te amo, que te envió.

 

e. e.

Edgar Eglon

Así, con unas ganas de escribir es que me encuentro la mayor parte del tiempo. Pero la duda a veces es -¿cómo generar un espacio en el cual hacerlo? Bueno, mientras lo termino de cachar, continuo dejando palabras dispersas, otras -más o menos- acomodadas, y sin principio ni fin.

Me aventuro a compartir el gusto con otros pares. Ansiosos, contradictorios, exploradores. De aquellos que nos subimos a la duela a vivir un poco de ficción y nos enamoramos del vértigo, la palabra dicha, el pensamiento compartido y la convención escénica.

De esos que a veces nos vamos a confundir algún lugar recóndito.

- ¡Que sean muchos y suficientes! ¡Que los malos se vayan pronto de mi Tierra! - son cosas en las que pienso continuamente.

e. E.

Últimas publicaciones de Edgar Eglon (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada