PEQUEÑO ENEMIGO.

El legatus hizo pasar al tribuno a su tienda. Traía noticias:
-Legatus, han avistado las tropas de Aníbal más allá del puerto de Larches, a seis días de aquí. Aplasta todo a su paso sin freno posible. Trae consigo unas máquinas de guerra temibles: elefantes.
-¿Elefantes?
-Bestias enormes, con el peso de cien hombres y la fuerza de miles, piernas de roble y colmillos de ariete. De su frente nace un látigo como maroma de barco. Nuestras flechas no penetran su piel, legatus: son inexpugnables.
-¿Inexpugnables? ¡Nada hay inexpugnable para el gran ejército romano, tribuno! ¡Encuentre una solución! Tiene hasta el alba. Visíteme entonces.
Llegada el alba, el tribuno se presentó con una pequeña caja. En su interior deambulaban en todas direcciones dos docenas de ratones de campo.
-¿Qué broma es esta, tribuno?
-Legatus, resulta que los ratones…
-¿Ratones? ¿Pretendes que… con… ratones? ¿Que la gran Roma se haga valer de… ratones…? ¡Guardias! ¡Apártenlo de mi vista! ¡Para siempre!
Los guardias sacaron de la tienda al tribuno. El legatus quedó solo: seguía sorprendido de que alguien pudiera burlarse así de él. De él, que no conocía los límites del miedo.

-Mateo Alonso Ferrera.

Alonso Ferrera

Nací el 9 de noviembre de 1979. En su momento fui la persona más joven del planeta. Fui elegido como persona del año 2006 por la revista Time. En mis ratos libres me gusta escribir y pasear en bici. De hecho, tengo los mismos Tours de Francia que Lance Armstrong.

Latest posts by Alonso Ferrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada