Es un secreto.

  Entró en la pajarería… no había nadie. No comprendió porqué.

  Estaba oscuro, excepto por un pequeño haz de luz dirigido a una jaula. En ella, la cabeza de un loro sin cuerpo y con los ojos abiertos. De repente, el pico comenzó a moverse:

  • ¡Cá-llate, cá-llate, cá-llate!

  Y calló…

Javier Minaya

Estudiante de ADE en último curso por fuera, escritor como pasión por dentro.

Últimas publicaciones de Javier Minaya (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada