LA SETA, EL DIABLO Y LA RAZÓN

“La muerte puede ofrecer bella estampa

como el Demonio citar las Escrituras:

así es como justifican sus actos”.

Primero fue una luz, cegadora y en cierto modo bella y celestial; luego una seta, poderosa en la distancia e igualmente hermosa; después una ola de polvo y roca, calor, radiación, y la más terrible e iracunda sacudida que imaginar pudo siquiera el Diablo. Cuando comprendí que el mundo había acabado vino a mi cabeza la solución, ¡la misma solución!…, y la grité. Fue la primera vez que nadie se opuso a ella.

Últimas publicaciones de Lucerio Carmono (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada