Olía a café

No dejaba de mirarme. Parecía joven, tal vez más joven de lo que realmente era, y hermosa, demasiado hermosa.

Hacía unos minutos que me había sentado en la terracita de aquel bar a desayunar mientras ojeaba el diario despreocupado, como cada mañana. Al rato, sentí esa inquietud que nos envuelve cuando notamos algo fuera de lugar y no sabemos qué es. Como cuando te olvidas algo y tu subconsciente lo sabe pero se lo calla para ver cuánto tardas en darte cuenta de que has olvidado hacer la compra,  esa llamada importante, o recoger ese regalo que tanto tiempo te ha traído de cabeza.

Entonces gané, y mi subconsciente se dio la vuelta abatido. Lo sabía desde que me había sentado, pero no lo había querido ver. Alcé la vista unos centímetros sobre la sección de deportes y ahí estaban, esos ojos negros.

Mis ojos encontraron los suyos y se perdieron, y también yo, me perdí, me perdí por completo. Tanto así que la taza de café que sostenía suspendida a unos centímetros de mis labios empezó a desbordarse sobre mis pantalones y seguí perdido ignorando el calor que resbalaba por mis muslos. Pero se rompió la conexión, ella se levantó y el lazo de azabache que nos envolvía se desintegró en mil pedazos.

Reaccioné como una mecha al prender. Grité y me levanté sobresaltado por el calor del café, separando con los dedos los pantalones adheridos a mi piel, soplando como si se me fuese la vida en ello, como un imbécil, ni que eso fuese a servir de algo. Me di cuenta de lo estúpida que estaba resultando la escena y miré alrededor. Un par de risas, un despistado y una anciana gruñona, nada de ojos negros. Los había perdido. Maldita sea.

Estaba murmurando infinidad de descalificativos hacia mí mismo cuando un destello me deslumbró y me hizo callar. Sobre la mesa donde había estado aquella joven había algo. Me acerqué. Un libro. Qué extraño, ¿dónde estaba el título? Lo abrí. Nada. Olía a café.

Irene Sanchez

Escribo haciendo deslizar mi alma por cada gota de tinta, dibujando palabras que danzan entre mis dedos para morir en el papel.

Latest posts by Irene Sanchez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada