Inocencia

Inocencia soñaba con ventanas sin rejas, una estación de arcoíris y mazapán, un ritmo en guitarras de vuelo lunar. Un cuadro pintado en una hoja seca, una tarde de sur, moradora del verano. Percibir un caleidoscopio en fa menor, un árbol vacío de lágrimas y tristezas, un dragón de chocolate y cola de nuez, una amistad con abrazo de peluche, y ciertas otras cosas jugando escondidas. Fantaseo un mundo festivo y perenne. Entonces despertó germinando realidades, para evocarse nuevamente en hasta que…  Llegue  el momento de volver a  ver aquellos ojos.

Últimas publicaciones de Luje Quintero Uribe (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada