Las consecuencias de la explosión solar

Abrí los ojos y una enorme bola azul se estrelló a mi lado. El Sol había explotado y el cosmos se había vuelto loco. Las estrellas vivas se chocaban contra los planetas, carentes ya de órbitas gravitatorias. La explosión había acabado con la atmósfera y la Luna se había descolgado de lo más alto para ir a parar a mis pies. La Tierra giraba como loca por el espacio, pero yo sólo tenía ojos para aquel enorme satélite muerto a mis pies. Inabarcable para mis ojos, hipnotizados por su belleza blanca y azul, había encontrado mi nuevo centro de gravedad.

Latest posts by Mon Brightside (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada