Subida mortal

Subiendo las escaleras, eterno se las hacia subir esas escaleras tan anchas, como si se cansase, y cada paso que daba esta mas vieja se sentía, ya de por si ni era ella mismo, se la caía el pelo, intentaba correr, pero no podía, mas que intentase esta mas muerta se sentía estar, pero llego a la puerta, la cruzo débilmente y en una esquina ¡de nuevo! ropa desgastada estaba hay, riendo y con cara de seguridad, ojos mas vivos que nunca… Y su hijo como si muerto estuviese, y la bruja mas a ella se  la parecía.

Últimas publicaciones de Asier Alvarez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada