Aderezando

Lamía el perfil de su piel rosada

la viva encarnada lengua encendida,

pintando estelas de espuma en la herida;

aderezada entera, aderezada.

Y aderezando la cama mojada,

que embebía de hontanares de vida,

seguía lamiendo la flor prohibida

la aderezada lengua aderezada.

¡Ay, que si danza se pone a gritar;

ay, que si grita tiembla; ay, que empieza

aderezando la flor a temblar!

Tiritando quedó sobre un níveo mar

su cuerpo húmedo, vergel de belleza,

pletórico y harto de aderezar.

Latest posts by Javier Osorio Pinero (see all)

4 Comentarios

  1. por Davinia Díaz publicado el 20/02/2014  01:10 Responder

    Me ha encantado! Y hay pruebas... ;) Erotismo puro!

  2. por Rosa MB publicado el 20/02/2014  01:12 Responder

    Qué bellas palabras!!

  3. por David López de Ribero publicado el 20/02/2014  19:20 Responder

    Muy bueno. Felicidades.

  4. por JC publicado el 21/02/2014  18:09 Responder

    Me gustó

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada