Mudo de ganas

Hay tardes malvadas,
de ganas silenciadas,
por pronunciar tu nombre.
Hay noches calladas,
de sábanas erradas,
que son las de costumbre.
Hay mañanas despiertas,
de sueños contigo,
sobran los motivos,
para que en ellos aparezcas.

Latest posts by Jorge Andrada (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada