Entrega para el detective Gómez

Una vez más tardaste varios días en llegar a la escena del crimen… ¡no me extraña para nada!, siempre te llevo una extraordinaria ventaja. ¿Qué te parece la soga que coloqué desde las muñecas hasta el cuello de esta linda chica? Sufrió mucho por tu culpa, ya ves con qué frecuencia metes a las personas en tus problemas.

El próximo martes 13 ejecutaré a mi víctima número 27, dos días más tarde a la 28, y tres días después de esta a la 29. Esta vez te haré llegar unas pistas a la delegación para que puedas encontrarlas con tiempo, sí, con tiempo de detenerme antes de acabar con mis víctimas 30 y 31.

Te preguntarás por qué te daré la oportunidad de contenerme antes de los crímenes 30 y 31, ¿verdad? Se trata de aquellas que te esperan todos los días, a quiénes una y otra vez les fallas a la hora sentarse a la mesa, con quiénes no te encuentras cuando les dices que aguarden por ti en el parque o en el cine, y a quiénes no les das la oportunidad de disfrutar de tu compañía cuando más lo necesitan. ¿Está claro que todo es por tu culpa?

Quizás cuestiones mis actos, y no solo eso, hasta mis misivas. De pronto piensas que ni siquiera tienen encabezado, o buscas desesperadamente desde donde escribo, en qué fecha, o si tiene huellas. ¡Escribo desde un lugar que solo conozco yo! ¡Redacto mis cartas cuando yo quiero! ¡Tendrán huellas cuando me peguen las ganas!

Por cierto, las palabras que escribí en el estomago de mi víctima, con su propia sangre, también son para ti, considéralas un complemento de esta carta.

Mi próxima epístola será mucho más larga, te debo explicaciones de mis homicidios anteriores; además, debo indicarte qué relación tiene cada difunta contigo. Lo haré en distintas entregas, como las novelas de antes, ¿recuerdas? No tienes una remota idea de cómo me rio a carcajadas de ti, de tus compañeros; honestamente, estoy seguro que debes reunirte con varios de ellos, porque entre todos hay una pequeña posibilidad de que completen medio cerebro.

Pronto tendrás noticias de mí, ¡claro!, unos días después de cada crimen, ya que tu inoperancia te lleva a prestar el servicio con retardo.

 

Latest posts by oscarjqr (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada