¿Qué decir?

La coleta baja y la mirada esquiva.

“Oculta algo.” Pensó, al cobrarle las dos latas de refresco. “Oculta algo y no son sólo los nervios.” Algo que tenía que ver con cardenales escondidos bajo la ropa cuidadosamente discreta, podía ser. Había algo roto en su mirada. O puede que reflejara algo roto de dentro.

¿Y qué hacer? ¿Qué decir?

-Dos con setenta.

Ella dejó un billete de cinco arrugado sobre el mostrados. Su edad oscilaba, ondulaba entre los veintipocos o casi los treinta. Cuerpo joven, esbelto incluso a través de lo mucho que la ropa ocultaba. Ojos maduros. Mirada anciana, esquiva. Una eternidad en las pupilas.

Era hermosa e imponente. Como una fiera herida, en calma, pero dispuesta a atacar en cuanto se sintiera acorralada. Al menos no había sacado ninguna pistola de su camisa ancha y negra.

¿Qué hacer? ¿Qué decir?

Le entregó el cambio tratando de atrapar esa mirada que se escurrió resbaladiza y fría como un pez.

-Que tenga una buena tarde.

Ella no respondió al salir de la tienda.

Maggeena

Amante de las letras, las palabras y los idiomas. Se me da mejor disfrutarlas leyendo que escribirlas, pero intento hacer tambien lo segundo.

Latest posts by Maggeena (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada