Involucrarse

Involucrarse entraña una inmensa dificultad. Hacerlo en el amor es una acción repleta de obstáculos. Las emociones son más tensas. El tiempo discurre de forma diferente. Lo soportable estremece. Los sentidos se agudizan. La serenidad aparece de forma más espaciada. Y es en ese momento, en que dudas si el amor está sobrevalorado admites que te equivocas por culpar al amor. Involucrarse no es lo difícil. Es sólo algo aparente. El hecho de involucrarse debe ser mutuo para que cobre sentido. Es parecido al acto de sonreír. Necesita una respuesta… o a falta de ella, al menos… paralizar tu conciencia por un momento. Dar alas a tu interior. Necesidad de tacto. Búsqueda de una segunda opinión a través de un abrazo. Simple apoyo. Y así encontrar sonrisas que pueden colmarte de flores. Sinceridad para afrontar. Para enfrentar. Para estar en calma y sentir que no es un error esquivo. Unas manos que cubran tus temores. Sin ninguna duda, será la mejor forma de pensar que involucrarse ha valido la pena.

Ariana Gutierrez de la Torre

https://www.facebook.com/Relatosreflexionesymariposas

Latest posts by Ariana Gutierrez de la Torre (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada