Demonios.

Azules como la medianoche, y clavados en los míos, tus ojos me instan a caer en su profundidad.

Ven…” parecen susurrar, “Ven…

Sonríes, y tu sonrisa me deslumbra y me asusta a la vez. Algo dentro de mí me advierte de los peligros que encierra ese simple gesto.

Ven…” parece susurrar, “Ven…

No te has movido ni siquiera un milímetro; sigues ahí, como si un Miguel Ángel especialmente hábil te hubiera esculpido con esa postura relajada. Como si el mundo fuera tuyo.

Ven…” pareces susurrar, “Ven…

Esos ojos como pozos, tu sonrisa de cazador satisfecho, tu pose de dios todopoderoso… Todo ello me asusta, así que aparto la mirada. Sé que has dejado de sonreír, pero sigo oyendo una voz en mi cabeza que me susurra “Ven… ven…“. Pero yo no quiero ir.

Te doy la espalda, y noto tus ojos clavados en mi nuca, exigiendo que te mire de nuevo… Que me acerque a ti.

No.

No voy a ser una presa. No voy a ser TU presa.

Me voy, mientras siento la ira que irradias; por si acaso me alcanzáis ella o tú, echo a correr, poniendo distancia entre el Demonio y yo.

Sarah Havok

"Y si me lleva toda la vida, moriré intentándolo."

Latest posts by Sarah Havok (see all)

2 Comentarios

  1. por Animal Banir publicado el 09/11/2014  18:16 Responder

    Atrapador...

    • por Sarah Havok publicado el 09/11/2014  22:17 Responder

      Muchas gracias. :)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada