Voy a contarte un relato…

Un día tal como hoy, paseando de la mano, comencé a contarte algo y según lo relataba casi… empezando a contarlo, oí de repente : ¡¡¡ABREVIA!!! y me quedé casi seca, me sentó como patada más que en el culo… ¡en la cara!.

Asique con lo cual abrevio y… abreviaré para siempre, asique adiós… o hasta luego.  FIN (he sido “abreviadora” ¿no?)

Si me he pasado avisa… no te quedes con las ganas y… mañana te toca “largar” a tí “pa” devolverte el “sopapo”

Y… encima te lo he dicho en verso ¿seré idiota?????????????????????????????????????????????????????????

SI… SÍ debo ser ¡¡¡IDIOTA!!! bueno abrevio… “IDIO”

¿Así está bien “repelente niño vicente”?

 

 

 

 

y

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada