SIEMPRE PENSE EN ÉL…

Teníamos 14 y 15-16 años, nos conocimos en una pequeña ciudad, él estaba de paso… y yo había nacido allí.

Allí vivía desde pequeña, con mi familia numerosa, él también tenía muchos hermanos. Los dos éramos malos estudiantes, con tan pocos años era normal, solamente pensábamos y actuábamos como todos aquellos adolescentes de los que, su única preocupación era divertirse, descubrir la vida, en ir vestidos a la moda de esos tiempos y…el despertar al amor de unos críos que se enamoraron tiernamente, inocentemente, creyendo que  sería así para toda la vida, que nunca se acabaría, que siempre nos querríamos y terminaríamos juntos como lo habían hecho nuestros padres.

Así estuvimos no sé decir el tiempo, un año?, quince meses?, salíamos, nos enfadábamos, se cortaba la relación una temporada y volvíamos a salir cuando nos dábamos cuenta de que no podíamos estar uno sin el otro, el tiempo en mis recuerdos tampoco son muy certeros, pues despues del paso de los años mi intención era olvidarme de él completamente, definitavamente.

Coincidió que, como la mayoria de nosotros… suspendíamos los cursos y las decisiones de nuestras familias, por aquel entonces y siguiendo las tradiciones, eran mandarnos internas-os como solucion y castigo a nuestros fracasos escolares.

Pero antes de ésto, la vida se nos hizo, más bien se nos regaló, de una manera tan mágica y fantástica, que aquella época quedó grabada en todos como la más feliz que jamás hubiéramos imaginado y que como hoy la mayoría seguimos pensando. El nacimiento a  una vida distinta a la anterior en la que comenzábamos a tener las amistades con la misma edad  y en consecuencia cómplices, de y con las mismas inquietudes y curiosidades, con idénticas dudas, celos, y “sufrimientos” que aquellos primeros amores traían consigo y que, para nosotros eran tan desconocidos. Tantos cuentos, historias y novelas con finales felices que nos creíamos que el mundo estaba hecho solamente para ser dichosos, acabar en boda y comer perdices en nuestro soñado e imaginativo futuro.

El, también se fué de aquella maravillosa ciudad, nos escribíamos y nos seguíamos queriendo, echándonos de menos y diciéndonos en cada carta lo de no poder vivir el uno sin el otro…

Al poco tiempo recibí una carta… no sé si acababa o empezaba diciendo que me quería pero que la vida que llevaba no era la que tenía pensado compartir conmigo y que antes de hacerme daño que sería mejor dejarlo… me imagino lo que sentí en aquellos momentos al leerla, porque ahora… en éstos mismos, al recordarla estoy hecha un mar de lágrimas, como cada vez que pienso de cuando la tuve en mis manos.

Sabía que era cierto que lo hacía por mi bien, yo… era todavía más cría de lo que mi edad,ya no me permitía, pero era tan inocente, tan tierna y débil que sufrí  como jamás lo hice, en este momento me creí la más desdichada de todas las niñas del mundo, porque era una niña, con catorce años y mi primer amor, mi amor inmenso, alocado, intenso,verdadero… el amor de mi vida, el único amor que jamás había sentido y que así fué en el futuro pues no tuve otro igual. Era mirarme en sus ojos y derretirme por dentro, por fuera, era sentir un ahogo nada más verle y de lejos… no poder tragar saliva porque inmóvil me quedaba, con vergüenza le miraba, con vergüenza me sentía mirada y me ruborizaba por nada que me decía, una emoción incontrolada de una cría enamorada sin disimulo alguno, clara y sincera como la misma inocencia que, por entonces nos tenía por igual de presos a todos-as en esas edades en que la maldad, y otros pensamientos negativos no cabían ni en nuestra mente ni alma, seres tan puros como los ángeles que en las estampas se dibujaban.

Nuestros guateques los fines de semana, sin que nuestros padres se enteraran, mantenidos en secreto como si a una “secta” estuviésemos clandestinamente asistiendo, mentiras en nuestras casas que preparábamos de camino de vuelta para compincharnos todos los hermanos y que no se descubrieran sino… era castigo  seguro para estar un mes sin pisar la calle y aquello era el mayor de los tormentos, lo peor que nos podía pasar, el sufrimiento más insoportable como no hubiera otro. Ni los suspensos podrían darnos tal disgusto y frustración, mayor descontento… pedíamos nos cambiasen el castigo por todas las cosas juntas que pensábamos podrían fastidiarnos, la paga del domingo… el no ver la tele… un regalo ó cualquier prenda de vestir… era el mayor de los castigos que nos imponían, el más insoportable de los insoportables.

Nuestra vida en aquelos años transcurrió felizmente, sin preocupaciones, nada más el querernos, el estar tan profundamente enamorados que con cogernos las manos y mirarnos a los ojos era lo que más nos alegraba… no había ya nada igual ni mejor… bueno eso era lo que nos creíamos, no conocíamos otra cosa hasta que llegaron los besos y a partir de ellos creíamos no existía nada más… con ésto nos llegaba y sobraba …e intercambiarnos nuestras cartas diarias, en las que nos prometíamos amor eterno, en las que nos confesábamos nuestro cariño, de una manera tan tierna e inocente que serían dignas de publicar de haberlas conservado.

Para mí fué mi único y gran amor, un AMOR tan grande y verdadero que jamás sentí el resto de mi vida por nadie, un amor que, pese a todos los esfuerzos por olvidar nunca pude… siempre EL estuvo en mi pensamiento, en mi alma en mis recuerdos, presente en el resto de mi vida y por supuesto… ocupando siempre mi corazón.

Ahora, después de tantos años, uno tras otro, corriendo el tiempo cada vez más deprisa que en lugar de año en año pasaban de dos en dos y ni uno de esos años, creo que ni siquiera ni un mes de tantos que han pasado me he olvidado de su cara, de su nombre y apellidos, de su fecha de cumpleaños, de su santo, de sus ojos, de su voz, de sus frases y de su letra… era un conquistador “nato”, un “zalamero” que te embaucaba  con sólo “ponerte el ojo encima”, con decirte una palabra, con hacerte una caricia y  ni te cuento al besarte…

Un “pillabán” donde los haya, mejor dicho,de los que nunca ha habido ni existido… ni existirá, un “enamorador” como los trovadores que recitaban por los caminos y dejaban a las mozas con sus “cuentos” revoloteando en sus cabezas de pájaros… Así fué, así ha vivido y así es, como así será para siempre, eternamente… porque TODAS, que han sido muchas a las que ha enamorado, nos hemos podido “librar” de sus encantos, muchos, muchísimos que ni quiero numerarlos pues esta historia no acabaría nunca…

Fúe el más guapo, ¡hummm!, estaba para “comerlo”, risueño, cautivador, el más “caballero” (eso es lo que más rabia me daba… porque encima lo era y mucho ¡qué “julandrón”!), el encantador de todas las que nos poníamos a su “vera”  metidas en una cesta de mimbre y saliendo… “poseidas””endrogadas” y “beodas”, bailando la danza del vientre al sonido de su en-“canto” y al que, postradas a sus pies adorabamos como si de un DIOS se tratara, mucho más que un ¡DIOS!… UN ¡RE-DIOS!.

¡ADORABLE, VENERABLE E IDOLATRABLE!.. eso inspiraba, eso inspira, y eso a mí me hace seguir sintiendo, un SER imposible de olvidar, imposible dejar de amar… imposible del todo ya vivir sin EL… ” ESE” es y fué mi niño, mi adolescente, mi hombre, mi amante, mi marido y mi dueño… MI AMOR de siempre, el que me ha hecho feliz toda mi vida, simplemente pensando en EL, por el que he vivido y suspirado, por el que vivo y suspiro, en el que creo… porque tengo una fé a prueba de bombas atómicas y porque necesito tenerla a ¡c………..! porque si no muero, como he muerto muchas veces por miedo a perderlo, a perder lo más grande y bonito que me ha pasado en toda mi vida. Quiero vivir con EL… por EL y hasta morir por EL.

Es mi dueño, soy su esclava porque quiero y, libremente atarme a su espíritu, a su alma y pegarme a su piel  con la mía, tatuada con su nombre y un “te quiero y te querré siempre” para que ese trozo de piel sea el testimonio escrito de que siempre me ha tenido, que fuí únicamente suya y que hasta el infinito me tendrá.

…SIEMPRE PENSÉ EN ÉL, Y ¡ NUNCA, NUNCA DEJARÉ DE HACERLO, DE AMARLE Y DE NECESITARLE!.

TE QUIERO MI VIDA, MI AMOR…¡ MI DULCE Y ADORABLE TORMENTO!.

 

 

no ha vuelto a vivirla jamás

 

 

 

Latest posts by Victoria Permuy (see all)

6 Comentarios

  1. por Stradivarius publicado el 03/12/2014  14:12 Responder

    Permuy, que afortunado el hombre que te ha inspirado ese amor tan inmenso. Eres un cajón de sorpresas agradables.
    Un afectuoso saludo

  2. por José Luis Ruiz Vidal publicado el 04/12/2014  14:13 Responder

    De piedra, Victoria, me has dejado de piedra. Si es verdad todo lo que dices, y sí parece
    serlo. Sospecho que eres la mujer más "afortunada" y a la vez, la más "desgraciada" del
    mundo. Afortunada por haber logrado sentir amores tan maravillosos, que se mantienen
    en el tiempo y la distancia: Desgraciada porque, intuyo que nunca lograste poseer el objeto
    de tu deseo. De todas formas te felicito, por sentir de ese modo y por ser capaz de expresarlo
    de forma tan lírica. Un cariñoso abrazo y mis mejores deseos.

  3. por VictoriaPermuy publicado el 05/12/2014  00:47 Responder

    Pues sí, además de ser un escritor fabuloso posees una inteligencia no menos fabulosa y una intuición "soberbia", ¡¡¡PREMIO!!!, has acertado con todo... eres MUY LISTO, creo que todo eso ya te lo venías "oliendo". Un fuerte abrazo. (mantenme el secreto, jajaja).

    • por Yizeh Castejón publicado el 05/12/2014  07:49 Responder

      Siempre te leo en la sombra, Victoria, y siempre me asombra el misterio de tus comillas, ja, ja. Desde el aprecio te lo digo. ¿Son para enfatizar? ¿Equivalentes a la negrita? Me llama la atención, en todo caso.
      ¡Saludos a todos!

  4. por Kelsey Grammar Nazi publicado el 05/12/2014  12:25 Responder

    E = E
    É = É
    E ≠ É

  5. por VictoriaPermuy publicado el 05/12/2014  14:54 Responder

    Hola Yizeh, me alegro de encontrarte, sí tienes razón pero la negrilla me armo un lío y luego no puedo deshacerme de ella, asique, acabo con las comillas, la verdad es que soy una abusona de ellas pero como bien dices es para destacar y ser machacona con la palabra o frase encerradas en ellas.
    Me alegro mucho de saludarte y de empezar a leerte que ya veo que has entrado...bienvenido!!!
    Un abrazo muy fuerte Victoria

    A Kelsey ya no le digo nada porque el tirón de orejas ya empieza a dolerle y supongo que me las estirará durante una buena temporada, que sí que tiene razón, pero es la costumbre y soy tan terca sobre todo lo hago tan deprisa que no me paro, lo raro es que no ponga más faltas... me asombro yo misma de no hacerlo, procuraré aprenderme la lección ó leción que no me corrija por eso puse las dos.... jajaja, ¡ anda dale un abrazo para él también que vienen las navidades y no quiero quedarme sin regalo de reyes por tomármelo a mal... !. Enhorabuena a los dos por esta sopa tan sabrosa, ¿ le echáis caldo de avecrén o es toda natural?, sea como sea es deliciosa y sienta muy bien, yo ya no puedo dejar de tomarla... con la coca cola me pasa lo mismo y eso que la tomo sin cafeína.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada