Viena

Siempre tiendo a sonrojarme cuando estás cerca. Será el recuerdo de Viena. La lluvia. Mi ropa totalmente empapada y mi bolso celeste lleno de papeles mojados… Y tú, aquel extraño desconocido que me ofreció acompañarme hasta el Hotel para evitar las punzadas del agua. Me agarré a tu brazo. Con desconfianza pero con un orgullo mal disimulado. El tiempo se acortó descaradamente. Llegamos al hall del hotel y nunca me atreví a preguntar tu nombre. Tú, cortés, saludaste y te marchaste. La lluvia te llevó a su lado.
No dejé de pensar ni un solo segundo en el destino… la casualidad de haberte encontrado… y en ti. Amor infinito en un cruce de miradas. Quería volver a ver tus ojos.
No pude esperar, eterna impulsiva… volví a la calle… corrí a buscarte, pero allí ya no había nadie…
En la habitación decidí echar un vistazo a las publicaciones del que sería mi jefe en mi nueva aventura en la ciudad misteriosa y mágica de Viena… Desconocido sería mi futuro aquí pero me alegraba tener una oportunidad tan exitosa.
En la contraportada del primer libro que cojo el brillo de tus ojos azules.Tu sonrisa cautivadora. Eres tu.

Ariana Gutierrez de la Torre

https://www.facebook.com/Relatosreflexionesymariposas

Latest posts by Ariana Gutierrez de la Torre (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada