la colina

Por fin divisaba la cumbre, y me sentía aliviado, era mi objetivo y aunque el viento helado me penetraba los huesos, en mi interior me hacia mas fuerte que nunca.

Solo faltaba escalar unos metros y aunque la montaña se ergía como una pared blanquecina , tenia mis herramientas y mis manos para escalarla, para abrirme paso por la nieve y la roca.

Por fin he llegado, la niebla lo cubre todo, me abro paso a tientas para no caer y así fijar mi banderilla, pero un objeto bultoso impide mi paso, limpio con mis manos mis gafas y los retiro de mi cara.

Allí estaban tres huevos dorados tan grandes como dos hombres uno sobre el otro, rodeados por troncos, ramas y plumas gigantes…

renzo

simplemente escribo para vivir, escapo de mi realidad y voy construyendo un mundo habitable que solo he vivenciado en esos microsegundos que son eternidades en el mundo de la imaginación.

Latest posts by renzo (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada