Y NO PUDE IR CONTIGO.

Hoy ví que te marchabas sólo. No pude acompañarte y mirando tu espalda me quedé mientras te alejabas de mí.

Mis piernas atadas a una silla sin poder escaparme, como cuando de niña te castigan sin salir al recreo y ves, tras la ventana juguetear y reir a tu compañera con todas las demás… así me sentí, viendote caminando, pero tú sólo, hablando contigo mismo por no poderlo hacer conmigo. Al final me dejaron salir, justo a la hora en que ya no podía acompañarte.

Me dió mucha, mucha rabia, no sabía tampoco el camino que para hoy tenías preparadoy ya no te pude coger, no pude alcanzarte por mucho que hubiera corrido.

Fué de esas tardes en que no se te quita de la mente el haberte perdido, por causas ajenas, una tarde tan maravillosa como las demás que pasamos juntos, además, hoy tenías una historia que contarme, algo que para mí, sin saber “lo qué”, venía soñando desde ayer, venía imaginando si sería de uno u otro tema, pero siempre sabiendo que fuera cual fuere me encantaría oírtelo relatar, como me encantan todas tus historias, todas las anecdotas que año tras año me sigues contando y que presto toda mi atención y curiosidad y que cómo a una cría a quien le cuentan el más maravilloso de los cuentos, pregunta una y otra vez por detalles para no perderse “ripio”…

Así me sucede, así a gusto te escucho y retengo tus vivencias todas y cada una de ellas y me “rechifla” amor mío las que son “excusivas” las que sólamente a mí me has contado y que guardo en mi silencio como si se tratara de un tesoro, que solamente ha sido abierto para mí, que ese cofre que escondes en la cueva de una isla mágica, sólo a mí me lo has mostrado y me siento “bendecida” por haber sido yo la escogida, por confiar plenamente en mí como yo confío en tí desde el primer momento en que te hablé, desde ese segundo en que te convertiste y ya para siempre, fuíste mi confidente, mi confesor, mi profesor y al final mi cómplice en todos los secretos, pecados y enseñanzas y sobre todo en las locuras que día a día perpetramos en nuestro “psiquiátrico” particular, con los jardines más bellos del mundo, con los árboles más hermosos y frondosos, con las flores perennes de muchos colores y aromas, y con nuestras escapadas de una alcoba a otra a escondidas de los celadores, con la suerte de qué pocas veces nos han “pillado”, pero aún a pesar de los castigos impuestos y duros, seguimos haciéndolo… y lo bien que lo pasamos, jajaja ¡qué nos quiten lo bailao!, por cierto esta noche prepárame el poco “huequito” del que dispongo porque, ya que no hemos podido esta tarde, lo posponemos para dentro de una horita más o menos, que te apareceré para amarte hasta la madrugada, pon la radio para disimular desde este momento, así no podrán oir nuestros gemidos, hasta ahora mi vida, dentro de un ratito estaremos abrazados el uno al otro hasta que “nos pesquen”… Ah! ya no te pongas el pijama y la pastilla de dormir haz que te la tragas y luego la tiras ¿vale?, no vaya a ser como la última vez que te encontré dormido y no hubo manera de que me hicieras “algo”…

 

 

Latest posts by Victoria Permuy (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada