¡CUANTO ME RÍO!

¡Cuánto me haces reir cielo!

no puedo parar de hacerlo

ya pueden pasar mil horas

que yo… me sigo riéndo.

 

Qué cantidad de tontadas

se nos ocurre decirnos…

cada cual… más alocada

cada cual… más divertida.

 

Creo que, ¡sí estamos locos!

y lo creo a “pié juntillas”

¡ qué locura más divina !

¡ bendita sea esta locura !.

 

No volveré a la cordura

¡no quiero volver a ella!

y no quiero que me curen

que nadie a hacerlo se atreva.

 

Pongo al cielo por testigo…

!QUE JAMAS TAN SANA ESTUVE!

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada