POR FIN APAGARON EL FUEGO

Y tuve que llamar a los bomberos

no me quedó más remedio…

fíjate lo que puede hacer una colilla

y la poca cabeza que tiene tu “niña”.

 

Cada vez más y más ardía,

y fuí a buscar la manguera,

abrí el grifo a toda prisa…

y empecé  a regar el fuego.

 

En algún momento parecía dominarlo

pero al poco… sus llamas aparecían

en varios focos ardían, aquí, allá…

como cuando se encienden cerillas.

 

Ya, cuando ví no controlarlo…

pronto avisé a los bomberos

vinieron con un gran tanque

y con su “cacho manguera”

 

Y lograron extinguirlo…

después de mucho trabajo,

pues fuerza tenía el fuego

yo me moría de miedo…

 

Lo que te perdiste cielo,

te hubiera gustado verlo

y más te hubiera gustado

darme una buena azotaina.

 

Por ser una niña mala…

porque con fuego jugaba

aprenderé a no quemarme

y un poco… a ser más sensata.

 

Si hubieras estado aquí…

no habría hecho falta llamarles

con una manguera solo

¡le plantaríamos cara!…

 

Contigo como bombero

hubiera llegado y !basta!

pues ya tienes experiencia

apagando… otras “fogatas”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada