DETRAS DE UN “AVE…CEDE”

Y voy detrás de tus letras

incansable caminante…

con una esperanza puesta:

¡”leérte” en alguna parte!.

 

Aunque sólo sea una frase

aunque solo… diez palabras

aunque tu nombre no pongas

¡te adivinaré al instante!…

 

Como lo hice aquel día…

en que a mis manos llegaron

sin saber de dónde y cuándo

poemas que adiviné de tus manos.

 

Y supe en aquel momento

que de “cualquiera” no eran

sólo tuyos,  lo “intuía”…

por los recuerdos guardados.

 

Que encerrados en mi mente

quedaron como un tesoro

cada letra, cada frase…

que en mis sueños se grabaron.

 

Y nunca olvidé “tu forma”

“tu manera” de expresarte

tus palabras, cada línea…

que en tus cartas me decías.

 

Entonces no eran poemas

ni versos, ni eran relatos

quién íba a decir mi cielo

que en escritor consagraste.

 

Ahora ya no serán rotas…

como hice con tus cartas

cuán me arrepentí de ello…

te atesoraré ahora en un arca.

 

Como la de Noé, o más grande

barnizada con pan de oro…

forrada de “ciertopelo”…

en que guardar tus tesoros.

 

Con una placa muy grande

que indique su contenido

con tu nombre y apellido

¡MI POETA PREFERIDO!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada