El Suculento

Moreno, morenito.
Biscocho relleno de culpa
cubierto de azúcar,
batido con harinas de encanto
a pesar de ser casi un espanto.
Moreno suavecito,
te tomo de improviso
me tumbo a tu lado
y me devoro tus chochitos.
¡Ay Morenito!
No niegues que a esto,
ya le hallaste saborcito,
y que de cama en cama
se nos abre más y más el apetito.
Duerme chiquito
que yo te cuido
el bomboncito.
Duerme mi Moreno…
¡Suculento Morenito!

Eglón Mendoza

2015

“Amantes Testarudos & Por Siempre un ¡Te Amor!”

Edgar Eglon

Así, con unas ganas de escribir es que me encuentro la mayor parte del tiempo. Pero la duda a veces es -¿cómo generar un espacio en el cual hacerlo? Bueno, mientras lo termino de cachar, continuo dejando palabras dispersas, otras -más o menos- acomodadas, y sin principio ni fin.

Me aventuro a compartir el gusto con otros pares. Ansiosos, contradictorios, exploradores. De aquellos que nos subimos a la duela a vivir un poco de ficción y nos enamoramos del vértigo, la palabra dicha, el pensamiento compartido y la convención escénica.

De esos que a veces nos vamos a confundir algún lugar recóndito.

- ¡Que sean muchos y suficientes! ¡Que los malos se vayan pronto de mi Tierra! - son cosas en las que pienso continuamente.

e. E.

Latest posts by Edgar Eglon (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada