DE UN MIEDO QUE ATERRA

Y el miedo se hizo dueño en las tinieblas

del sueño que inocente se dormía…

abusa de la ausencia de conciencia

de un alma que al descanso se rendía.

 

De escrúpulos y penas es vacío…

mas no de las mordazas y torturas

de látigos y fustas bien armado

de espadas y puñales afiladas.

 

Y tal cuan indefensa se te haya

sin darte ni un segundo a defenderte

te abre las heridas ya pasadas

y escarba en ellas hasta desangrarte.

 

Y cuando por el alba te despiertas

con ojos aún cayéndote las lágrimas

recuerdas que la noche te ha jugado

la más cruel y ruín de las pasadas.

 

Y quieres remontar y no remontas

y deseas olvidar la pesadilla…

de nuevo son las lágrimas que afloran

sin dar opción a borrar de tu pizarra.

 

Ahí escrito está… y escrito queda

con letras grandes, todas en mayúscula

no sea que tus ojos doloridos

se pierdan… y no leas las palabras.

 

Y bien con tiza o tinta perenne

escrita queda lo que fué tu vida

los sueños, fantasías y alegrías

colgadas del telón quedan un día.

 

Y cuando la sesión de aquel teatro

acabe y se recoja el vestuario…

no quedan más que trapos y silencio

ni queda un solo eco de un aplauso.

 

Y la función se repite al día siguiente

así… según el éxito  que obtengan

si un día las entradas no se venden

se cambia el escenario y…¡santas pascuas!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Latest posts by Victoria Permuy (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada