LA PRIMERA VEZ

Que alguien me ha sacado los colores

que me sentí avergonzada y “chafada”

que me he tapado los ojos… la cara…

y tardé bastande rato en destaparla.

 

Nunca tuve esa experiencia…(mala)

me sentí muy débil y vulnerable…

una sensación incómoda, muy rara

llegando hacerme en verdad culpable.

 

Nadie me echó en cara tantas verdades

de esa forma a la vez cruel y mimosa

quizá por estas dos formas dispares

hizo tanta mella y deja huella en mi conciencia.

 

Te pido perdón mi vida, si aún han de quedarte ganas

de volver a perdonarme, después de mis tantas “faltas”

de cómo puedo enmendarlo, ni si oportunidad quedara

pero quisiera mi cielo…que tú volvieras a hacerlo.

 

Aunque no me lo merezco, sino un castigo severo

pero juro me arrepiento y aunque lo digo mil veces

dos mil prometo mi vida que mi perdón es sincero

sólo tu piedad te pido… otra vez más tu compasión.

 

Soy impulsiva, geniuda… tozuda como una mula

a la que hay que ir domando con mimos y con sopapos

cinco de cal, dos de arena, muchas de hormigón armado

dentro de una hormigonera, que me acabe mareando.

 

¿Me perdonarás cariño?…¿ me mandarás al carajo?…

¿me pondrás piedra en el cuello para en un río arrojarme?

¿me tirarás desde un puente metida dentro de un saco?…

o… ¿me abrirás esos brazos para seguirme abrazando?…

 

Perdón mi amor, amor mío, con todo mi corazón…

y si merezco un castigo, impónmelo con razón

sea cual sea mi cielo cumpliré sin rechistar…

pónme cualquier penitencia, que yo la habré de acatar.

 

 

 

 

Latest posts by Victoria Permuy (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada