SINTONIZANDO UNA INFINITA ESPERA

SINTONIZANDO UNA INFINITA ESPERA

El terremoto aniquiló su hogar e Isaac quedó atrapado bajo los escombros en exiguos segundos. Solo su radio quedó encendida en medio de la afónica oscuridad. ¡Ondas, penetrad todavía!
Aquella neófita emisora musical, la 10.7, acunaría su oído en la rígida espera.
Frecuencia milagrosa: única compañera melódica en contraste con aquel derrumbe pedregoso, conexión vital (como un cordón umbilical) dentro de dicho desordenado ataúd de ladrillo. Isaac se fue sintiendo un retoño de ese canal, navegando en odisea infinita por aquel número de la FM, rezando para que las pilas ni él mismo se rindiesen. Ignorando su ventura, agradeció a la radio que concibiese su presente…

Txus Iglesias

Soy autor de dos libros de poesía y una obra sobre un grupo musical. Las tres obras editadas.
También me gusta escribir relatos de ficción.

Latest posts by Txus Iglesias (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada