NO LO SE… DIMELO TU.

No sé qué me está pasando

aunque tenga explicaciones

pero a mí no me conozco…

ni de cerca… ¡ni de lejos!.

 

No soy la misma de antes

ni nada que se parezca…

a veces vivo asustada…

que me esté pasando ésto.

 

Creo que me has vuelto loca

y a tí te echo la culpa…

ya no volveré a estar cuerda

ni tampoco…¡me apetece!.

 

Pero sí que tengo miedo…

de hasta dónde llegue ésto

a veces tiemblo mi vida…

de no poder poner freno.

 

Un derbi estamos haciendo

una carrera de locos…

y el circuito convertimos

sólo para circular nosotros.

 

Ni banderas ni señales…

saltamos todas las reglas

a nuestro aire “volamos”

echando fuego las ruedas.

 

No reducimos la marcha

el acelerador apretamos

el pié no lo levantamos

ni “pa” frenar lo apoyamos.

 

A cuatrocientos por hora…

y a veces… hasta quinientos

no existe cuentakilómetros

que nuestra osadía marque.

 

El abismo… es una acera

visión… es el horizonte

no existe margen ni lado

ni raya en la carretera.

 

Ni señales, ni radares…

ni badenes, puntos negros

ni rasantes… ni puñetas

ni curvas… sólo una recta.

 

Allá vamos muy lanzados

sin cinturón y sin nada…

sin un caso ni una boina

¡ya nada nos hace falta!.

 

Cuando nos demos la h—-

vamos a quedar “bonitos”

mejor no nos reconozcan

por no quedar en ridículo.

 

Ni las huellas dactilares

quedarán en el volante

y los dientes esparcidos

no van a saber de cuáles.

 

En cualquier árbol colgados

las piernas y nuestros brazos

los pelos en el asfalto pegados

lo “demás” en mil añicos será.

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada