Ojos de músico

La vi y tuve que acercarme a ella, tenerla entre mis brazos…
Me acerqué y la tomé.
Posé suavemente mis manos en su cuello
y un suspiro de notas dulces huyó de su corazón.

Lentamente mis dedos bajaron en una caricia por su cuerpo
Buscando su ombligo
Encontrando el temblor de las cosquillas y su risa suave.

Así pasamos las horas.
Ella, riendo sobre mí y yo con la luz en los ojos
La luz que da saber que en ese acorde de risas y caricias
Nos convertíamos en más de lo que por separado podíamos ser.

Mentalriott

Nacido en Madrid en 1994. Psicología, Criminología y Deporte en las venas. Adoro la literatura fantástica y la música. Escribo por diversión y a veces por necesidad.

Últimas publicaciones de Mentalriott (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada