Comienzo y desenlace del asombroso huerto

 

COMIENZO Y DESENLACE DEL ASOMBROSO HUERTO

.

Inspirado en los recuerdos que, a veces destila el cementerio

visité los restos de un amigo olvidado.

De gran valor gozó mi visita al sepulcro marmolado

enseñando la hojarasca salida, ser el primero en años.

Al volverme, y en el llano del camino entre tumbas y muralla

a la altura de la broza… hallé una mano.

Cercenada estaba, sin cuerpo ni otra cosa,

asustado de antemano y, queriendo calmar los nervios, pregunté.

— ¿Acaso algún difunto despistado perdió una mano?

Al no agonizar respuesta, ni suspiro, ni protesta

me guardé lo encontrado,

sabido esto, conozcan la existencia de mi huerto.

Posaban allí los cuervos, en la tierra que les cuento

allí posaban sobre arena soleada sin nada crecido

nunca fui gran parlador ni buen hortelano,

a la vista de los córvidos sin dueño, cedí sepultura a la mano.

No es nada original lo que enterré

podría un amante del cultivo cien huesos probar a sembrar

pero sí lo fue mi huerto, y su forma de asombrar.

Yacía yermo el terruño

muerto en sus granos de arena, como siempre

y he aquí el prodigio inesperado a resaltar

la tierra que jamás vio fruto o matorral, aceptó a la mano

volaron las urracas y los cuervos que ya dije

volaron en la huerta estos pájaros unidos, como tantas otras veces

al gastarse cuatro meses, tres semanas y dos días

de la mano creció una forma y fue un cuerpo de mujer,

ojalá pudieran ver la hermosura que manó ese ser

durante meses la soledad no estuvo aquí

ni siquiera padecíamos tristeza

y después…

Nacida de la tierra su carne maduró

no duró su juventud que con rara prontitud, envejeció

llorarla pude mientras hundí la pala

pronto, me volví loco y así lo escribo por no olvidar

que una vez existió mi huerto dando fruto, sin tiempo a amar.

 

Maikel

Bien compañeros, yo me marcho, ya he eliminado todos mis escritos.

Latest posts by Maikel (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada