¿ANGEL?…¿DIABLO?…

Un ángel “endemoniado”

o un diablillo “angelical”

esos dos niños yo quiero

sin separarlos ¡JAMÁS!.

 

No amaré a uno sin otro

los dos en el mismo saco

con lazo de color rojo…

“suave” para desatar.

 

Que, con tirar de un extremo

caiga al suelo su envoltorio

y me aparezca aquel “niño”

¡guapo, alegre y revoltoso!.

 

Aquel “niño” de mis ojos

al que los míos miraba

y embelesada quedaba

con sólo verlos brillar.

 

Aquella mirada dulce

que hablaba con mil palabras

que dejándome “embobada”

me caía para “atrás”…

 

Aquellos ojos marrones

castaños, tirando a oscuros

que a veces eran mezclados

con un “verde celestial”.

 

Difícil de describirlos

según la luz reflejada

pero que te enamoraban

por lo que había “detrás”.

 

Un alma y corazón puro

como se tiene a esa edad

no detecté “picaresca”

quizás también por mi edad.

 

Esa mirada tan limpia

como un espejo pulido

que por algún “bujerito”

te dejaba traspasar…

 

Viendo la profundidad

de todo lo que expresaban

me sentía tan querida

¡como no sentí jamás!.

 

Así quiero recordarte

con el semblante de un niño

ese adolescente “loco”

sin conciencia, sin “sentido”.

 

Mi “diablillo” o “angelito”…

mis dos amores unidos

mi tormento, mi alegría

mi TORBELLINO divino.

 

No crezcas mi amor…

no medres…

quédate como tú eras

¡mi locuelo adolescente!.

 

Me gusta áquel, el chiquillo

que aunque cumple muchos años

piensa y cante como antes…

y me haga reir sin descanso.

 

Te echo de menos cariño…

quiero volver a esos tiempos

a aquella locura, ¡LOCA!

a aquella vida ¡DICHOSA!.

 

Con “ESO” me harás feliz

es tan poco lo que pido…

que para tí será fácil

complacerme así cariño.

 

 

 

 

l

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada