Dos en una

Recreaba sus ojos ante el espejo, observando la perfección de su anatomía, junto a ella, frente a la pared, su adjunta, devorando la oscuridad que tanto necesitaban sus ojos muertos.

Latest posts by TERESA (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada