Acuciada

La niña llamó a la puerta con sus nudillos. La tercera vez ya golpeó con el muñón de su muñeca. Siguió llamando, desesperada, hasta que utilizó la cabeza.

Latest posts by laaguja (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada