No me dejes

Su mirada de ojos rancios y enmohecidos le perforaba el alma. La tez gelatinosa ya no era la de Carlos.

Pero le besó.

Él le correspondió arrancándole los labios.

Latest posts by Victor Manuel Rubio Budia (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada