Funeral celeste

Se encontraba desorientado, le llegaba un intenso olor a sangre y ruidos secos de un martillo. Abrió los ojos sintiendo un escalofrío y un sacerdote tibetano estaba rasurándole la cabeza.

Latest posts by Agrutzane (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada