VERÓNICA

Iluminada por la titilante luz de una vela, susurró al espejo por tres veces su nombre. Se apagó la llama y la oscuridad lo cubrió todo. Para siempre.

Latest posts by Raul Garces Redondo (see all)

4 Comentarios

  1. por Juan publicado el 28/10/2017  21:44 Responder

    Un juego peligroso.

    • por Raúl publicado el 04/11/2017  16:06 Responder

      Ese el asunto, Juan, que no es ningún juego.

  2. por Marian publicado el 29/10/2017  14:33 Responder

    Hay puertas que no se deben abrir.

    • por Raúl publicado el 04/11/2017  16:08 Responder

      Cómo las salidas de emergencia, una vez que las atraviesas ya no se puede volver atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada