El reloj de la muerte

Apático contemplaba cómo las cenizas sustituían la arena del reloj que adornaba su chimenea. Ni siquiera los invitados se percataron de la diferencia, ni de la ausencia de su mujer.

Últimas publicaciones de Greta Oto (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada