EL SÓTANO

Alfonso era arrastrado al interior del sótano. El tentáculo viscoso lo atenazaba y conducía hacia la aterradora boca, de más de dos metros, que se ocultaba en la penumbra.

Latest posts by Ignacio Cortina (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada