Recursos humanos

¡Se la tenía jurada! Sólo tuvo que pulsar fuertemente en la cubierta del teclado aquella carta estándar de despido: ¡enseguida notó sus dedos ensangrentados, hundidos entre las puntiagudas agujas insertadas!

Latest posts by Luis Garrido (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada