Sed

Lejos del esplendor inicial, el jardín la observaba amarronado. Volvió a mirar con espanto por el ventanal, tras del pino y con los ojos rojos, aguardaba para beber su angustia.

Latest posts by Paula Avila (see all)

  • Sed - 30/10/2017

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada